martes, 4 de mayo de 2010

Galería de Tanques: Jagdpanzer 38(t) "Hetzer"

Por Fritz Lang
Tipo: Cazacarros
Longitud: 6,38m
Ancho: 2,63 m
Altura: 2,17
Peso: 15,7t
Motor: Praga PS1 EPA AC/2 de 160cv
Velocidad: 42 Km./h por carretera, 15km/h campo a través
Blindaje: de 10 a 60mm
Tripulación: 4 hombres
Autonomía: 170km campo a través, 260km en carretera
Profundidad de Vadeo:
Armamento principal: Cañón Pak 39 L/48 de 75mm
Armamento secundario: ametralladora de 7,92 en montaje teledirigido sobre el techo del blindado
Munición: 41 proyectiles de 75mm, 1200 cartuchos de 7,92mm
Unidades construidas: 2.584 durante la guerra, no se contabilizan los ejemplares de postguerra.


Hoy en nuestro habitual artículo sobre armas acorazadas respondemos, como en los viejos programas de radio, a una "petición del oyente". Poco después de acabar el articulo referente al T-34/85 y después de una amigable conversación, Viriato13 solicitó un articulo sobre este cazador de carros que tan buenos resultados le dio durante diversos mapas y campañas.

Sus deseos son órdenes....

Construido sobre el chasis del P-38, de fabricación checa, que había sido ampliamente utilizado por los alemanes durante la guerra, tanto en su versión standard como base de toda una serie de vehículos blindados de todo tipo: cazacarros, artillería autopropulsada, vehículos para la defensa aérea.


Este blindado nació un poco por casualidad. Después de que las fábricas productoras del STGIII recibieran importantes daños por la aviación aliada en el otoño de 1943, se buscó urgentemente a donde se podría trasladar la producción de este carro que tantos buenos resultados estaba dando a los alemanes en el frente ruso.
Se evalúo la factoría donde se producían todas la variantes del P-38, pero se llegó a la conclusión de que la BMM, con sede en el protectorado checo, no podría llevar a cabo semejante esfuerzo, en tan poco tiempo era prácticamente imposible cambiar la producción de un modelo por otro.

Hitler propuso entonces la construcción de un cazacarros ligero basado en el 38 y que adaptara a su chasis la filosofía del STG III, un carro compacto, de baja altura con un blindaje y velocidad compensados unidos a un cañón capaz de enfrentarse a cualquier blindado del enemigo.


En un tiempo récord, no mas de cuatro meses, el diseño definitivo estaba dispuesto para entrar en producción, la adopción de un chasis tan testado como el del P-38 permitió eliminar infinitas pruebas y variantes. Básicamente se construyo una casamata blindada con costados muy inclinados, con un blindaje máximo de 60mm y una ametralladora dirigida por control remoto en el techo de la misma y dotada del mismo cañón anticarro pensado para el Jagdpanzer IV, el PAK 39 de 75mm.

Este carro se diseñó en un principio para dotar a las divisiones de infantería de una protección anticarro móvil potente, fiable, fácil de ocultar y que fuera sencillo y barato de producir para equipar en gran numero a estas unidades. Esto se consiguió en parte pues, si bien reunía todas estas ventajas, hay que decir que su incómodo y reducido espacio interior, escasa velocidad, 40km/h, excesivo peso, 16 t y el escaso giro horizontal de su cañón, limitaban bastante su operatividad en combate a campo abierto y cuando fue utilizado en operaciones ofensivas, su capacidad de combate fue prácticamente nula.


Donde demostró ampliamente su valía fue en el combate desde posiciones emboscadas en las que nuestro carro disparaba primero y desaparecía rápidamente. El apodo de "Hetzer", acosador, azuzador o alborotador en castellano le viene como anillo al dedo.

Las necesidades de la guerra hicieron que este carro fuera encargado y contratado en los planes de producción a BMM y Skoda hasta el final de la guerra, a razón de 1.000 ejemplares al mes. En realidad, la producción mensual fue más baja por la aparición de inevitables y pequeños defectos que hicieron que la producción se redujera a cifras más modestas aunque se mantuviera a un elevado ritmo desde principios del año 44 hasta el final de la guerra.

Naturalmente incluyamos las visitas de la aviación norteamericana, que machacaba sin descanso esta zona de tanta importancia estratégica en la reducción de las expectativas de producción. Son conocidas las imágenes del fin de la guerra de las factorías mencionadas con infinidad de JGD 38 esperando ser finalizados o destruidos por la aviación.


Hasta el final de la guerra se construyeron poco más de 2.500 unidades. A partir de este vehículo se construyó un modelo como vehículo de mando, uno de recuperación, que curiosamente apenas podía remolcar a otro JAGD 38, una pequeña serie de carros lanzallamas, unos 50, que fueron utilizados en el frente occidental, y estaba prevista la realización de un modelo con cañón sin retroceso, pero solo se construyó un prototipo que fue destruido en los últimos días de la guerra para evitar su captura por los aliados.

Debido a la gran demanda de artillería autopropulsada de 15 cm, se diseñó una serie que portaba el cañón SIG33 de 15 cm con una casamata sobreelevada para proteger a los servidores, pero solo se construyeron 6 ejemplares. También se diseñaron otras soluciones e improvisaciones fruto de la desesperación. Como curiosidad añadimos que los alemanes estudiaron seriamente la adopción por parte del JAGD 38 del cañón empleado por el Panther, pero fue rápidamente desechado por la incapacidad del 38 se sostener el cañón y abrir fuego con él.

Después de la guerra, y con la denominación de G-13, fue construido por la república Checa para su ejército y exportado a Suiza, un país cuya orografía se adaptaba plenamente a nuestro carro.

2 comentarios:

  1. Buen artículo! jeje siempre me gusto el Hetzer.

    ResponderEliminar
  2. Yo habria optado por reemplazar la produccion del STUG III y IV por el del Jagdpanzer 38 en 1944 y distribuirlo en el Frente Occidental aprovechando sus numerosos accidentes geograficos. (En Polonia no habria servido de nada ? lo que revela que el diseño y produccion del Jagdpanzer 38 era relativamente un fracaso y complicaba mas a la maltratada Produccion de armas en Alemania.).
    Un saludo.
    BH.

    ResponderEliminar