domingo, 19 de agosto de 2007

Tácticas de Combate: Nebelwerfer contra Trincheras

El Nebelwerfer ("lanzanieblas") fue el lanzacohetes más utilizado de entre todos los fabricados por los alemanes. Estaba constituido por seis tubos lanzadores y disparaba 1 proyectil cada 3 segundos. Los tubos de lanzamiento disparaban de uno en uno, con un intervalo de diez segundos, para evitar el vuelco del afuste.
Diseñado por el austriaco Stampom, esta arma era la más rápida en su clase, con un poder de destrucción alto (mayor al de un Panzerschreck o un Bazooka), debido a los misiles de 33 kg que lanzaba con un alcance mayor a los 2200 m. Eran muy útiles contra la infantería enemiga, para la destrucción de tanques, semiremolques, camiones e incluso aviones.
Una de las situaciones habituales en cualquier batalla es la toma de trincheras enemigas, la cual suele causar importantes pérdidas en nuestra infantería y blindados. Esto es especialmente difícil en el "Burning Horizon" y el "Rolling Thunder", aunque si alguien quiere saber de verdad lo que cuesta conquistar una trinchera enemiga, que juegue cualquier mapa del mod ROK 1950.
Aquí es donde el Nebelwerfer nos puede ser muy útil pues nos permite eliminar esa trinchera enemiga a distancia y sin pérdidas.
Durante el juego del mapa "Cartago 1943", estando al mando del Afrika Korps me tuve que ver con una red intrincada de trincheras de los Aliados, llena de soldados.
Dada la inferioridad numérica de las tropas alemanas, era imperativo usar el solitario Nebelwerfer que tenía para eliminar ese obstáculo y ahí encontré una forma muy útil de conseguirlo.
En la Figura 1 tenemos una trinchera standard, en la que se puede ver que hay dos pequeños salientes. Pues bien si apuntamos el Nebelwerfer a esos salientes con una sola salva de disparos ( o dos como mucho) conseguimos eliminar a todos los soldados enemigos de esa trinchera (Figura 2). Esto es más efectivo cuando se dispara frontalmente a las trincheras. Por último, os dejo una curiosa foto de un Nebelwerfer con sus seis tubos cargados, visto por detrás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario